Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Alisyum [Afiliación élite]
2014-10-25, 2:23 am por Invitado

» ¡¡¡Importante!!! Nos mudamos
2014-10-24, 12:57 am por Vendetta

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
2014-10-23, 5:51 pm por Invitado

» Entrenamiento - stats
2014-10-21, 6:13 pm por nati

» Hazle algo al de arriba
2014-10-21, 5:14 pm por nati

» Buenas. Probablemente nadie lea esto xD
2014-10-21, 9:38 am por Nao Nobotsuna

»  Don't Move !
2014-10-20, 3:35 pm por Ainy HellGates

» ¿Calida bienvenida? (Chan - Ryû)
2014-10-20, 12:28 pm por Ryûdan Kurai

» Ficha De Raba
2014-10-20, 2:12 am por Nasuke

» Un nuevo despertar [Chan y Toshiro]
2014-10-19, 11:36 pm por Elisabetta Lucifernia D'

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el 2017-07-18, 3:43 am.
In process
afiliados
 photo untitled44.png El ultimo cosmos


Entrenamiento de elemento - Raiton

Ir abajo

Entrenamiento de elemento - Raiton

Mensaje por Lyell el 2014-10-11, 11:10 pm

Allí se encontraba, aquel muchacho de rubios cabellos dispuesto a expandir las fronteras mismas de su propio poder, sentado sobre aquel trozo de madera marchita con el intenso sol azotando su cabeza y todo su cuerpo, el viento resoplaba a su alrededor y llevaba consigo aquellos granos de arena tan molestos que buscaban escabullirse por cada recobejo posible de su persona, ajustaba aquel guante negro carente de los cobertores dispuestos para los dedos mientras pensaba y elegía la mejor forma de comenzar aquel entrenamiento tan particular, no hacía mucho tiempo, un jounnin de la aldea, un examinador mejor dicho, había dado una charla en el salón de clases del Kisei, aquella charla trataba sobre las naturalezas de chakra existentes en el mundo, o al menos las que estaban al alcance de la comprensión mínima de un gennin, a decir verdad era raro que Lyell recordara aquello, pues no era de los que prestaban mucha atención en el salón de clases, pero aquella vez en particular, aquel shinobi había logrado captar el interés del rubio, pues hizo mención de algunas de las increíbles habilidades de las cuales un shinobi era capaz de alcanzar . Transformación de la naturaleza así lo llamo él, katon, fuuton, raiton, doton y suiton cada uno de ellos con su contraparte, cada uno de ellos con sus debilidades y fortalezas, sin dudas cualquiera de las naturalezas poseían un poder destructivo por igual, el Kisei por su parte descubrió desde pequeño que al igual que sus familiares y pares del clan controlaba el elemento suiton, el agua, algo muy raro para alguien recidente del país del viento pero así era . En los días circundantes al corriente del momento, el gennin había estado preguntándose a si mismo, si realmente sería capaz de controlar una segunda naturaleza como aquel shinobi había dicho, pues luego de su explicación de la transformación de la naturaleza, había mencionado que algunos shinobis lograban controlar mas de una naturaleza, ahora su pregunta era si en el caso de lograrlo cual de todas sería .

Ahora llevaba su mano hacía uno de los bolsillos a los costados de su traje, buscaba algo allí mientras caminaba unos pasos hasta una de las estructuras pertenecientes al campo de entrenamiento de la aldea propuesto en aquel inmenso desierto alejado, allí uno podía trabajar tranquilo sin gente molestando alrededor y sin preocuparse por lastimar a alguien mediante la ejecución de la practica de los propios movimientos de un shinobi, por fin su mano encontraba lo que buscaba, el Kisei sintió mediante el tacto de aquella superficie que había dado con aquello, cerro delicadamente su dedos para sujetar con cuidado el objeto y saco su mano nuevamente, allí entre sus dedos se encontraba esta hoja de papel especial, echa de un árbol alimentado a chakra, este no era un papel cualquiera, debido a su características este reaccionaba ante el chakra de las personas, sus reacciones podían ser distintas dependiendo de la persona y de la naturaleza del chakra de la misma, cada reacción era determinada por cada naturaleza, esto servía para saber fácilmente la afinidad del sujeto para con las naturalezas y por consiguiente saber cual era su transformación de la naturaleza determinada, uno tan solo debía canalizar chakra en el papel y ver los resultados .

- Veamos, sera viento, fuego, rayo o tierra ... Como es que dicen? si no es para ti será para mi, ta te ti - Decía el joven indeciso como intentando dejar aquella decisión al azar, pero en verdad aquello ya estaba decidido desde el momento de su nacimiento, sin mas tiempo que perder, cerro sus ojos por un momento, tomo aquel trozo de papel con ambas manos sujetandolo justo enfrente de su rostro, luego concentro y canalizo su chakra, intentando anular por completo su suiton natural, le tomo un poco estabilizar y anular aquella parte de su ser, pero lo logro y al momento oyó una reacción en el papiro, sin dudas no se había quemado ni mojado ni mucho menos desmoronado en tierra, pero se había cortado al medio o se habría arrugado, eso no lo sabría hasta abrir nuevamente sus ojos, aquello era algo que llevaría de por vida por lo cual se tomo un momento para respirar y luego sin poder contener ni un segundo mas su ansiedad abrió sus ojos y contemplo como el trozo de papel se había arrugado en incontables plieges - Así que raiton eh? interesante - .

Ahora que ya tenía con certeza de conocimiento la segunda naturaleza de su chakra, podía comenzar de una vez por todas con el entrenamiento, aunque a decir verdad, el joven Kisei no tenía ni la mas mínima idea de como comenzar, después de todo no tenía antecedentes en sus recuerdos de haber visto a alguien obtener el control de una nueva naturaleza de chakra . Primero canalizo su chakra cotidiano en su brazo derecho, aquel que correspondía al suiton, y destino su brazo izquierdo para la nueva energía, aquella que pertenecía al raiton, pronto comenzó a sentir aquella sensación nuevamente, una que solo podría ser descrita como millones de vibraciones dentro del propio cuerpo, poco a poco convirtiéndose en aquellas energías caloricas y lumínicas tan particulares, en un principio siendo tan solo algunas pocas chispas en la parte superior de su brazo, las cuales lograban crecer tras el debido aumento del flujo de chakra, pero lejos de ser controladas, tan solo eran meras descargas incontroladas hacía el medio exterior, tras algunos minutos de exhaustivos intentos, el Kisei decidió detenerse a descansar y retomar su aliento y concentración .

Tras el debido descanso, nuevamente volvió a enfocar su chakra suiton por un lado y la restante energía la cual era correspondiente al raiton por otro, de esta forma le era mas fácil distinguir ambas naturalezas y por lo tanto experimentar la sensación de estar dominando una u otra y así en algún momento poder controlarlas por separado sin dificultad alguna . Nuevamente mientras uno de sus brazos experimentaba la sensación del suiton a flor de piel, su otra extremidad sentía en carne propia el pasar de las incontables agujas de electricidad que poco a poco alfloraban hacía el exterior mediante aquel fenómeno que conocía como transformación de la naturaleza, ahora tan solo le faltaba avanzar hasta la próxima fase, la cual sería lograr utilizar el raiton de tal forma que sea provechosa en un combate, aquello solo lo lograria mediante la inversión de mas chakra, ya que aquello era una regla esencial, cuanto mas flujo de corriente, mayor intensidad por lo tanto mayor energía .

Tras múltiples intentos y una incontable cantidad de energía derrochada el atardecer había caído, la oscuridad comenzaba a adueñarse del lugar salvo por las cercanías del shinobi, donde debido a las descargas desprendidas por el Kisei todo se iluminaba por instantes, horas habían pasado desde el comienzo de su entrenamiento y ya podía distinguir con facilidad la diferencia entre las naturalezas de su propio chakra por lo cual había dejado de ejercer el flujo de suiton para abocar todos sus esfuerzos en su brazo izquierdo donde canalizaba sin cesar aquellos rayos dorados que plasmaban en la inmensidad de aquel salón su poderío creciente . Tras caer la noche, Lyell se encontraba satisfecho con su avance, poco mas le faltaba para dominar por completo aquellas habilidades y ya podría comenzar a investigar mas sobre los jutsus del tipo raiton, el tiempo para estar en aquel lugar había acabado, ahora debía retornar a su hogar en la aldea .





Narro - Hablo - Pienso
avatar
Lyell
Genin Suna
Genin Suna


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.