Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Alisyum [Afiliación élite]
2014-10-25, 2:23 am por Invitado

» ¡¡¡Importante!!! Nos mudamos
2014-10-24, 12:57 am por Vendetta

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
2014-10-23, 5:51 pm por Invitado

» Entrenamiento - stats
2014-10-21, 6:13 pm por nati

» Hazle algo al de arriba
2014-10-21, 5:14 pm por nati

» Buenas. Probablemente nadie lea esto xD
2014-10-21, 9:38 am por Nao Nobotsuna

»  Don't Move !
2014-10-20, 3:35 pm por Ainy HellGates

» ¿Calida bienvenida? (Chan - Ryû)
2014-10-20, 12:28 pm por Ryûdan Kurai

» Ficha De Raba
2014-10-20, 2:12 am por Nasuke

» Un nuevo despertar [Chan y Toshiro]
2014-10-19, 11:36 pm por Elisabetta Lucifernia D'

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el 2017-07-18, 3:43 am.
In process
afiliados
 photo untitled44.png El ultimo cosmos


Protección (Misión C)

Ir abajo

Protección (Misión C)

Mensaje por Lady Uchiha el 2014-10-11, 12:32 pm

Tras devolverle a aquella pobre y preocupada madre a su hijo, me dirigí a hacer mi nueva misión, al parecer esta vez tendría que realizar una especie de misión de escolta, debía proteger a uno de nuestros aldeanos que llevaba un importante cargamento hasta la isla de Kiraio, al parecer la mercancía que portaba aquella extraña carreta era sumamente importante y valioso así que debía mantenerlo todo en orden y en su sitio. Para esta misión decidí cambiarme de ropa, aquella capa que use en la primera no me serviría para nada, esta vez sería mejor ir discreta pero al mismo tiempo lista para cualquier infortunio que pudiera sorprendernos en el camino. Seguí con mi ropa básica aunque en esta ocasión decidí que parecería mas una aldeana que una ninja, de esta forma es posible que pudiera pillar desapercibidos a los asaltantes y al mismo tiempo podría estar mas cerca de la carreta sin levantar demasiadas sospechas en los maleantes que pudieran intentar hacerse con aquello que se transportaba en la carreta. Al parecer los aldeanos me estarían esperando en la puerta de la aldea, con una ligera prisa me encamine al lugar para poder realizar correctamente y cuanto antes dicha tarea, no quería tener problemas si llegaba a echarse la noche sobre nosotros, eso podría ser mucho mas peligroso que el simple echo de llevar una carreta valiosa por unos caminos poco transitados.Una vez que ya estuvimos todos juntos y reunidos prepare un pequeño plan en mi mente por si eramos atacados, había en total unos tres aldeanos a los que debía acompañar cargando con esa carreta, era algo complicado teniendo en cuenta que tendría que estar pendiente por la supervivencia de los tres ciudadanos y por la conservación en perfecto estado de la carreta y su contenido, no sabía con exactitud que era lo que llevaba aquella carreta que pudiera ser tan valioso pero debía mantenerla a salvo hasta que llegaramos a la isla de Kiraio.

No es que dicha isla estuviera muy lejos, pero claro, el problema es que para llegar al puerto hay que pasar por unos caminos que suelen estar frecuentados por malenantes y por ladrones que buscan hacerse con la mercancía de los mercaderes que transitan por ellos. Ademas que una vez lleguemos al puerto debemos montar en un barco lleno de gente de los cuales no todos son de fiar y debemos cuidarnos tanto de los pasajeros como de los propios trabajadores del navío, después de todo los propios tripulantes son muchas veces los que mas mercancías roban, después son ellos mismos los que venden esa mercancía al mejor postor, según ellos es su método para lograr un dinerito extra. La verdad es que ese tipo de personas me ponían realmente enferma, tenían la poca vergüenza y la desfachatez de robarle a la gente trabajadora para después venderlo y quedarse con aquellos beneficios que no les corresponden.

Mientras cavilaba  sobre mis asuntos  y el mejor camino a seguir empezamos el viaje, estaba totalmente atenta a cualquier sonido o movimiento sospechoso que ocurriera por los alrededores de donde nos encontrábamos, no podía permitir que le ocurriera nada ni a los aldeanos ni a la carreta, la verdad es que esta misión era bastante emocionante para mi. Mientras caminaba tenia una mano siempre posada sobre el mango de mi Kunai, no iba a permitir que me pillaran por sorpresa, tenia que estar alerta y preparada por si algun desalmado decidía atacarnos, los caminos estaban algo mas oscuros de lo que yo recordaba debido a la incidencia de la sombra de los arboles sobre ellos, además que eran sumamente pedregosos, llenos de surcos y piedras molestas que dificultaban el movimiento de la carreta por ese lugar, sin embargo poco a poco y sin demasiada prisa lográbamos llegar al puerto, estaba completamente abarrotado de mercaderes y de mercancías además de aquellos tripulantes que le echaban el ojo a sus nuevas victimas y las que serian sus presas. Yo mantenía alejados a los mercaderes y a la carreta de aquellos tipos que me parecían mas sospechosos.

Con un ligero suspiro me metí dentro de la carreta cuando la subieron al barco, los aldeanos  no corrían peligro allí dentro así que ellos podían disfrutar de la travesía y de la comida que les darían horas después, sin embargo yo permanecería todo el trayecto metida dentro de la carreta en la zona de carga para asegurarme de que nadie se acercara a ella y mucho menos intentara robarla, desde la zona de carga donde me situaba se podían escuchar las voces y los gritos de algunas personas que estaban caminando por el lugar, se podían escuchar muchas cosas que no recomendaría para menores de edad y otras cosas bastante curiosas que debía de informar al Mizukage una vez terminara con esta misión. Los tripulantes del navío en el que nos encontrábamos parecían mas honrados de lo que verdaderamente eran, escuchaba como entraban en la zona de carga y se llevaban algunas de las mercancías que allí se encontraban, algunas mas caras, otras mas baratas, mas lujosas o incluso algunas bastante básicas como puede ser ropa o simple comida exótica traída de algun otro lugar o alguna otra aldea lejana.

Seguía sin comprender por que lo hacían, sin embargo cada vez que se acercaban a la carreta en la que yo me encontraba yo misma me encargaba de hacer algo que los distrajera y los alejara del lugar, como por ejemplo lanzar algún shuriken que pudiera hacer el ruido suficiente para que pensaran que el capitán o algún pasajero bajaba a comprobar el estado de las mercancías y gracias a ello salían corriendo con el rabo entre las piernas, la verdad es que esta gente me estaba poniendo enferma, negando suavemente con la cabeza espere y desee que el trayecto se hiciera mas corto de lo que esperaba por que si seguía mucho tiempo aquí encerrada iba a matar a alguien por la desesperación y el puro aburrimiento. Tras un par de horas por fin logramos llegar a la isla de destino y con un suspiro algo ahogado salí de aquella carreta y lleve a los mercaderes al lugar donde debían llegar, a partir de allí estaban seguros y ellos sabían donde debían ir y a quien debían entregar la mercancía que escondía aquella simple carreta.


avatar
Lady Uchiha
Gennin Kiri
Gennin Kiri


http://eternalvampireknight.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.