Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Alisyum [Afiliación élite]
2014-10-25, 2:23 am por Invitado

» ¡¡¡Importante!!! Nos mudamos
2014-10-24, 12:57 am por Vendetta

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] normal
2014-10-23, 5:51 pm por Invitado

» Entrenamiento - stats
2014-10-21, 6:13 pm por nati

» Hazle algo al de arriba
2014-10-21, 5:14 pm por nati

» Buenas. Probablemente nadie lea esto xD
2014-10-21, 9:38 am por Nao Nobotsuna

»  Don't Move !
2014-10-20, 3:35 pm por Ainy HellGates

» ¿Calida bienvenida? (Chan - Ryû)
2014-10-20, 12:28 pm por Ryûdan Kurai

» Ficha De Raba
2014-10-20, 2:12 am por Nasuke

» Un nuevo despertar [Chan y Toshiro]
2014-10-19, 11:36 pm por Elisabetta Lucifernia D'

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 55 el 2017-07-18, 3:43 am.
In process
afiliados
 photo untitled44.png El ultimo cosmos


[Mision D ]Cosecha ☠

Ir abajo

[Mision D ]Cosecha ☠

Mensaje por Ainy HellGates el 2014-10-10, 2:12 pm

Tenía bastante rato caminando hasta su destino, Ainek había salido de la aldea no hace mucho, pero su velocidad era tal que no le había tomado mucho tiempo acercarse hasta el lugar al cual debía ir.

Una nueva planta había sido descubierta no hace mucho, resultaba fascinante para la joven, quien se encargaba de ese tipo de cosas, en realidad no estaba por esa hierba solamente para fabricar un antídoto, sino también por sus toxinas, por su veneno, por ese poder que muchos desean obtener, pero pocos pueden lograr dominar, al ser un médico era pan comido para él, nadie había tomado la misión que el mismo había colocado en el tablón de misiones, así que ese era su deber, buscar la planta por el mismo, clones de hielo ya había sido activado con anterioridad, aunque aun no llegaba a las cuevas en donde se encontraba la susodicha planta, el hedor a muerte se encontraba cada vez más cerca, su ojo de visión pura le permitía ver que tan cerca de encontraba el enorme terreno que debía recorrer.

Luego de decidirse y de tantos años llevar su cabellera larga , el joven había decidido una vez por todas cortar su cabello, y llevarlo corto como en los viejos tiempos cuando apenas era un gennin, no era por nada, pero su largo cabello comenzaba a molestarle, ha sí que decidió cortarlo para que este no le diera tanto calor en sus viajes, a demás que con este corto tendría una apariencia más profesional por su cargo, su cabello no era lo único que había cambiado, Ainek quien había sido siempre una persona que no mostraba nada de piel, se encontraba utilizando una hermosa chaqueta negra, sin nada debajo que pudiera cubrir la perfección muscular que tanto había ocultado el muchacho con los años, aquellos envidiables músculos eran visibles y mas con el fuerte viento que soplaba a medida que el joven avanzaba a su destino, también llevaba pantalones ajustados para ejercitarse, y zapatos deportivos, No. Kai no se había metido al mundo del fitness, pero su cambio era radical, incluso se podría decir que su nueva apariencia le hacía ver más temible de lo que ya se veía antes, a pesar de no ser una persona malvada.. esto claro de él no querer mostrar ese lado suyo.

La cueva estaba cada vez más cerca, podía verlo con su visión Azul, la sombra de Kirigakure pronto se adentraría a las sombras de la cueva de los demonios, lugar en el cual la yuki ya había estado en una misión anterior, regresar a ese lugar fue como ver una película, recordando los sucesos que ocurrieron una vez en el secuestro de aquella niña, que si no hubiera sido por Ainek no habría salido con vida de los sujetos que intentarían devorarla, con sus ojos podía ver la estructura con la cual estaba conformada la cueva, justo bajo sus pies a unos doscientos metros, se encontraba un rio subterráneo, que desembocaba en el bosque de las sirenas, una increíble cantidad de túneles que ni un humano, ni siquiera un ninja se podría imaginar, aquello parecía ser el hogar de hormigas gigantes, obviamente eso era falso, pero si era cierto como se mencionaba en la misión osos, serpientes, incluso animales que no se mencionan como los murciélagos estaban en las estalactitas, no podía acercarse a esos lugares donde se encontraban los murciélagos, bajo el suelo debía de haber gran cantidad de insectos viviendo en el excremento que estos dejaban día a día en el suelo, no tenía ganas de nadar entre la mierda por unas cuantas hierbas.

Continuaba su recorrido buscando las dichosas hierbas venenosas, era difícil. No encontraba ninguna que se pareciera si quiera solo un poco en la descripción de la planta, tal vez era difícil de encontrar, no lo sabía. Se recostó en una de las rocas más grandes de la cueva, una bestia salvaje comenzaba a acercarse, aunque el no le temía esto era un retraso a su misión, la bestia continuaba acercándose, con su visión en blanco y negro eso parecía una película de terror de bajo presupuesto, la expresión de aquella bestia, el hambre que se podía ver por su piel marcada y desnutrida, se notaba que tenía mucho tiempo de no haber comido, ver a Ainek era una oportunidad de darse un buen banquete, lamentablemente para el oso, el médico no estaba dispuesto a ser parte de esa pirámide alimenticia del animal, la bestia lanzo su grito de batalla, lanzándose contra el joven,  quien de  unos cuantos pasos moviéndose pudo esquivar la lentitud del ataque del feroz animal, haciendo que este chocara contra la roca, el golpe había dejado mareado al animal, probablemente viendo estrellas – Esto atrasa mi misión – murmuró para luego lanzar una patada al hocico del ya mareado animal.

La misión ahora podría continuarse sin el fastidioso animal, lo que no sabía es que el golpe del oso contra aquella roca, había hecho que los murciélagos se espantaran, aquellos animales comenzaron a salir desesperados de la cueva,Aineki había tenido que agacharse para que los murciélagos no impactaran contra él, era repugnante la misión en la ya mencionada cueva, con su ojo seguía verificando, no lo había notado, pero en realidad la planta estaba en todas partes, solo que no le había dado la gana de darse cuenta de que ya la había pasado una y otra vez, luego de haber recorrido prácticamente la caverna unas tres veces, noto que la planta que buscaba era en realidad muy diminuta, había tenido que abrir su otro ojo para confirmar que era realmente esa la plata que estaba buscando, se podía aliviar ahora, había encontrado la plata venenosa que tanto le había causado problemas, podía sentir la satisfacción de que pronto crearía un veneno para si mismo, y lo colocaría en sus armas.

Tomo unos guantes de laxes, y lentamente fue guardando las hierbas en una pequeña cesta, no las arrancaba si no estás se marchitarían y morirían, trataba de tomarlas desde la raíz, para que estas pudieran sobrevivir una mayor cantidad de tiempo, las tomaba rápido y de la forma menos brusca posible, el suelo se encontraba bastante húmedo, así que era fácil sacar las hierbas sin que estas se rompieran, había recogido todas las que pudo, debido a su tamaño había logrado tomar unas cincuenta hierbas, se podría decir que su misión había terminado, se sentía satisfecha y lista para regresar a kirigakure no sato, no podía esperar a llegar al hospital y comenzar a estudiar las tan misteriosas plantas, con aquel misterioso veneno que nadie conocía ¿Cuáles serían las misteriosas toxinas que la planta portaba? No lo sabía, solo se sabía de una persona que había tocado la plata en una misión a la caverna, este había experimentado los efectos de ella, pero no los recordaba luego de haber estado en coma durante más de un mes, por no tratarse el veneno.

Al salir de la cueva se sintió libre, el olor a excremento de murciélago había disminuido, no lo había notado, pero había durado mucho tiempo en la caverna buscando las plantas, luego de un suspiro y tener en mente su trabajo bien hecho, fue directo a la aldea.



avatar
Ainy HellGates
Chunin Kiri
Chunin Kiri


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.